¡Ponte las pilas!

¡Pues sí!, cuando un invento se convierte en algo de uso cotidiano lo incorporamos, incluso,  a nuestras frases hechas o expresiones coloquiales. Este es el caso de las pilas, artilugio que no nos viene nada mal analizar, ahora que estamos inmersos en el estudio de la electricidad.

 La pila es el generador de los circuitos eléctricos, seguro que recordáis que eso es en el caso de la corriente continua. Una pila puede definirse como un sistema en el que la energía de una reacción química es transformada en energía eléctrica. Esa reacción química se trata de una reacción de oxidación-reducción (redox), en la que tiene lugar un intercambio de electrones. Bueno, estos aspectos (emocionantes, por cierto) los estudiaréis en cursos posteriores aquellos que sigáis el inquietante “camino” científico-tecnológico.

El uso de pilas o baterías se ha convertido en algo cotidiano. Es más, en fechas como Navidad o Reyes el consumo de las mismas se multiplica.

La publicidad las presenta como algo inofensivo, que hace la vida más sencilla. Sin embargo, muchos especialistas alertan sobre el impacto negativo que supone su uso sobre el medio ambiente y sobre las personas.

 Greenpeace alerta que las pilas en general contienen sustancias peligrosas y tóxicas y señala que el escurrimiento del contenido de una pila fabricada con mercurio puede contaminar 600.000 litros y una de zinc 167.000 litros de agua. Como ejemplo, agrega, para contaminar los 6.5 millones de litros de agua de una piscina olímpica se requieren sólo 11 pilas de botón, de óxido de mercurio, ó 40 alcalinas.

Es fundamental que todos nos concienciemos de la importancia de desechar todos los residuos en el contenedor adecuado (¡SEPARAR PARA RECICLAR!) Pues bien, esto en el caso de las pilas se hace aún más necesario. Para que os hagáis una idea, el tiempo que tarda en degradarse una lata que dejemos tirada es de 100 años, un envase de plástico tarda unos 500 años y una pila… Nada menos que 1000 años. ¡Menuda herencia que dejaremos a nuestros descendientes si no somos responsables con el medio ambiente!

Existen propagandas y campañas para recolectar pilas, disponemos de contenedores en los centros educativos, en edificios públicos e, incluso en supermercados. Últimamente, algunos ayuntamientos han instalado en sus calles contenedores para desechar pilas, bombillas…Lo ideal sería la recogida selectiva de las pilas usadas en contenedores específicos para su reciclaje. Una vez recogidas, las pilas se llevan a una planta de reciclaje donde se segregan y se separan los metales peligrosos del resto de materiales que constituyen la pila. El proceso requiere la trituración de las pilas, las cuales se introducen en un destilador que se calienta hasta la temperatura adecuada. La condensación posterior permite la obtención de metales con un grado de pureza superior al 96%.

 Pincha en la imagen para saber más.

CUESTIONARIO:

1. ¿Cómo definirías una pila?

2. ¿Por qué los científicos aseguran que las pilas no son algo inofensivo?

3. ¿Qué podemos hacer nosotros para evitar los efectos perjudiciales de las pilas?

4. Busca la información necesaria para determinar qué es la biodegradación.

5. Pincha en el enlace de la imagen para averiguar en qué se diferencian las pilas y las baterías.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TECNOLOGÍAS 3º ESO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s